Son aquellos activos susceptibles de convertirse en dinero en efectivo en un periodo inferior a un año. Ejemplo de estos activos: caja, cuentas bancos, inversiones a corto plazo, e inventarios de materia prima entre otros.