Es aquel que  compra un producto o utiliza un servicio como destinatario final en una relación de consumo o en función de ella. Será consumidor aquel que compra una laptop  para su uso personal y familiar, mientras que no será consumidor el comerciante que compra la laptop al fabricante o importador de este producto y la pone en el mercado para la venta al público. En este último caso, no utilizó el producto adquirido como un destinatario final, sino que lo devolvió al mercado para su venta.

Fuente DGI