Préstamo concedido por un banco a una persona física o jurídica, implica un contrato por el cual el deudor se obliga a reintegrar el capital en un determinado plazo, abonando una cierta suma de intereses compensatorios y moratorios en caso de incumplimiento.