Proceso a través del cual consumidores e inversionistas mejoran su entendimiento de los conceptos y productos financieros y mediante la información, instrucción y orientación objetiva, desarrollan las habilidades y la confianza para ser más conscientes de los riesgos y oportunidades financieras que les permitan tomar decisiones informadas, saber a donde recurrir por ayuda y tomar otras medidas efectivas para mejorar su bienestar y seguridad.