En un contexto de contabilidad refiere al monto de los ingresos (por lo general anuales) disponibles para los titulares de acciones ordinarias, es decir, los beneficios disponibles una vez deducidos todos los gastos.