Es un tipo de tributo regido por derecho público. Se caracteriza por no requerir una contraprestación directa o determinada por parte de la Administración que lo recibe a quien lo paga sino que se destina a financiar el gasto público general del Estado (Enseñanza, Salud, Pasividades, etc.)