Habilidad y capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones de corto plazo, tal como se exigieron personalmente. Una manera de medirlo a través del indicador de solvencia como el  cociente entre Activo Corriente/Pasivo Corriente