Se entiende que son unidades productivas de baja capitalización, que operan bajo riesgo propio en el mercado y que surgen, por lo general, de la necesidad de subsistencia de sus propietarios. Dentro del término microempresa se suele incluir tanto a la microempresa que contrata mano de obra asalariada como al autoempleo y al microemprendimiento familiar. En Uruguay las convenciones determinan que una microempresa es aquella que ocupa en total hasta 4 trabajadores