Contrato de leasing de montos pequeños, mediante la cual la institución financiera adquiere un equipo determinado a pedido expreso de un cliente previamente seleccionado. El aspecto primordial de este contrato es que la propiedad legal del bien está separada de su uso económico. Esta operación no requiere de ningún tipo de garantía porque el bien es en sí mismo la garantía.