Los socios son sujetos de Derecho distintos de la sociedad que integran. Por lo tanto, las obligaciones que los socios contraigan personalmente, no afectan la responsabilidad de la sociedad ni las obligaciones. Nadie es responsable por las obligaciones contraídas por otra persona, a menos que una norma legal así lo establezca