La responsabilidad de los socios contra terceros se limita a los montos de capital invertidos, pueden perder solamente lo que hayan invertido en el negocio.  Es un principio de la ley que protege a los dueños  de las responsabilidades de sus negocios.