Es la diferencia entre el total de ingresos provenientes de las actividades principales de la empresa y el costo incurrido para lograrlos (costos asociados a la producción del bien o servicio)