Un contrato de seguro es aquel mediante el cual el asegurador se obliga, a cambio de una suma de dinero, a indemnizar a un asegurado o a la persona que éste designe como beneficiario, por un perjuicio o daño que pueda suceder.